Sáb. Jun 15th, 2024

Vanesa Martín llegaba a Sevilla con un "sold out", que como comienzo es inmejorable. Los afortunados que han vivido conciertos de la malagueña, saben de lo que es capaz, saben de la magia que se crea en cualquier recinto donde ella sea la protagonista y aún así sigue habiendo sorpresas, pellizcos nuevos en el corazón y melodías que las sientes como si fuese la primera vez que las escuchas.

Es así, Vanesa es así y por eso tiene ganados tantos corazones de todos los rincones del mundo y los que se suman, los que deciden coger los remos y no soltarlos nunca. La gira Todas las mujeres que habitan en mi está llena de momentos únicos, de risas, bailes, fiesta, intimidad, lágrimas, sonrisas e ilusión. Y nos lo demuestra gira tras gira sin descanso.Mientras la noche se posaba sobre la capital hispalense y el Auditorio iba cogiendo peso, sonó la música, se encendieron las luces y los asistentes gritaban eufóricos, porque ya estaba hecho, en unos instantes la de Málaga pisaría el escenario.

Salió, Vanesa Martín pisó el escenario vestida de blanco, un traje precioso, la emoción y los gritos de todas y cada una de las personas que estaban presentes en el Rocío Jurado lo retumbaron todo. Que comienzo y que fiesta para despedir el verano, no podía ser mejor.

El intento abrió el concierto, un juego de pinturas de colores a su espalda, lo hacía más intenso y la gente no paraba de cantar y bailar. Hubo varias sorpresas durante la actuación de la artista. Había invitado a la enorme Pastora Soler para compartir escenario cantando como un billete de avión y por si no era suficiente, cantaron "Perdóname", un tema de la invitada, que puso los vellos de punta.

También la acompañó La Mari de Chambao para interpretar 9 días, que buen rollo se respiraba entre ellas y que emoción tenía La Mari en el corazón. Por último, pero no menos importante, hizo acto de presencia, Kany García, cantautora, guitarrista y productora discográfica, con la que cantó "Desobedecerme", canción que defienden juntas en el disco todas las mujeres que habitan en mi.

Sonaron, como siempre, temas de todos los álbumes, canciones que nos erizan la piel y el alma, como "Frenar Enero", "Cuestión de piel", "Si me olvidas", "Polvo de mariposas", "No te pude retener", "Arráncame", "90 minutos", etc y temas de este último disco como "La culpa", "Inventas", "Que no"… entre otras.

Hubo momento para las risas, las bromas, para bailar, para envolvernos en una burbuja y se paraba el tiempo cuando cantaba solo con la melodía del piano y para desmelenarnos. Vanesa Martín le gritaba a la ciudad: ¡Bésame Sevilla, bésame! mientras nos deleitaba con "Sin saber por qué".
En repetidas ocasiones, el Auditorio, se llenó de luces y linternas, Vanesa sugirió al público, como quien no quiere la cosa, que podíamos encender las linternas de los móviles y crear un ambiente bonito y ella se haría la sorprendida diciendo "Ay que ver cuando yo abrí los ojos y vi aquello en Sevilla". Obviamente todo el Rocío Jurado sacó su linterna para crear la maravilla que se vivió allí.

Después de dos horas de concierto, Vanesa se despedía de la capital andaluza, más bien nos decía hasta luego, público y escenario sabían que el reencuentro iba a ser pronto, eso es a lo que la cantante nos tiene acostumbrados, se despidió diciendo cosas como "sois de otro planeta, otro planeta que se llama Sevilla", "os besaba a cada uno de vosotros si pudiera", "sois mágicos… y sucedió, sois mágicos, gracias".

Es sabido que existe una relación fuerte entre la artista y Sevilla, una historia que no deja indiferente, una relación tan sana, bonita y fiel que es casi imposible que se disipe.
Por esa misma razón, siempre tendrás tu lugar aquí, en tu Sevilla de tu alma, la que siempre acariciará las cuerdas contigo.
¡Vuelve pronto Vanesa!

El concierto en imágenes

Por Lorena Coronado de @periodisticmedia / @periodisticm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *