Mar. Jul 23rd, 2024

La tardía y hasta este domingo perfecta temporada de Carlos Alcaraz, que empezó el 15 de febrero en Buenos Aires por culpa de dos lesiones musculares, 103 días después de su último partido, se vio frenada de nuevo por problemas físicos. El español, que se había proclamado campeón en la capital de Argentina al vencer a Cameron Norrie, cayó lesionado una semana después en el muslo derecho, el que le impidió jugar el Open de Australia, y perdió en un duelo muy loco en Río de Janeiro, donde defendía título, ante el mismo rival, el británico de 27 años y desde este lunes 12º del mundo: 5-7, 6-4 y 7-5 en dos horas y 40 minutos. No se repetía una final de manera consecutiva desde que Djokovic y Murray jugaron las de Madrid y Roma en 2016.

La ciudad de los carnavales, donde ganó su primer partido ATP (en 2020 contra Albert Ramos), siendo el más joven en obtener una victoria en un 500, y se convirtió el año pasado en el campeón más joven del torneo (pudo con Schwartzman), quedará también en la memoria de Alcaraz por este día aciago que puede tener futuras consecuencias, ya que es más que probable que el murciano de 19 años no pueda competir esta semana en Acapulco (”Tengo que evaluar la lesión para tomar una decisión”, avisó). Se queda, además, sin poder empatar a 6.980 puntos en el ranking con Djokovic, que mantendrá el número uno y lo defenderá en Dubái haga lo que haga si es que Carlitos (a 200 del serbio) no juega en México. Estaba en racha de 8-0, a dos triunfos de los 100 en su carrera, cerca de igualar a John McEnroe (100-31) como el que menos ha necesitado para llegar a esa cifra entre los 28 números uno que ha habido. Pero ahora su marca es 98-32 y ya no podrá hacerlo. Norrie no es un cualquiera, ha ganado este curso dos veces al número dos, primero a Nadal, cuando el balear lo era en la United Cup, y después a Alcaraz. Es líder del año en victorias totales (18) y en tierra (10).