La joven cantante presentó su gira ‘Bañarnos en Vaqueros’ en Vilanova i la Geltrú.

Si hay una palabra que defina a la perfección a Sofia Ellar, es ternura. La noche del viernes, el público de La Daurada fue testigo de la magia de la madrileña Sofia Ellar, quien hacía parada en Vilanova i la Geltrú como parte de su gira ‘Bañarse en vaqueros’. Ante un público mayoritariamente femenino y joven, se colgó la guitarra para ofrecer un concierto que no dejó a nadie indiferente.

La cantante consiguió convertir la sala en un saquito repleto de energía y dulzura. Sofia comenzó la velada con ‘Tus Movidas’ y la cerró con ‘Mundos’, canción que acumula más de 3.000.000 de reproducciones en Spotify. El público, entregado en todo momento no dejó de bailar y cantar con ella, un auténtico nervio sobre el escenario con una sonrisa permanente. Para cantar ‘G&T’s’ pidió que los asistentes encendieran las luces de sus móviles, convirtiendo la sala en un ‘mar de estrellas’ como ella misma denominaba. Entre canción y canción, había tiempo para compartir alguna que otra anécdota con el público con total humildad y su característica espontaneidad.

Uno de los momentos más esperados fue cuando bajó del escenario para cantar ‘Amor de Anticuario’ infiltrada entre el público. Con la misma sonrisa hipnotizante de siempre, bailaba con la gente que decidió dejarlo todo esa noche para unirse a su magia. Entre el mar de gente gritaba su famosa frase ‘¡Manos arriba! Esto no es un asalto, es un concierto de Sofia Ellar’ pidiendo la participación de sus fieles seguidores.

Si hay algo que ha demostrado Sofia, es que ha llegado para quedarse. Fiel a su particular estilo enérgico, marcha ahora con la guitarra bajo el brazo en busca de nuevas almas que conquistar. De momento, mientras recorre diferentes ciudades del territorio español, aguarda la llegada de uno de sus mayores conciertos hasta la fecha: el WiZink Center de Madrid. El próximo 17 de octubre pisará el escenario principal de la capital, evento que, sin duda, dará mucho que hablar.

El concierto en imágenes

Por Marta Abellán

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here