España comenzó el encuentro demostrando sus intenciones, yendo hacia arriba y acercándose con peligro a la portería defendida por Ivanyak. A medida que fueron pasando los minutos, los españoles mandaron más y más ante una Ucrania agazapada en su campo y que rehuía de la posesión del balón.

Pero el dominio fue infructuoso, ya que no se llegó con claridad a la portería ucraniana, manteniéndose el resultado inicial en el luminoso hasta que Pola lo rompió a falta de dos minutos para el descanso. Lo hizo con un disparo lejano ajustado a la escuadra, anotando un tanto de los denominados psicológicos.

Los de Oleksandr Kosenko regresaron de vestuarios con la intención de empatar el encuentro cuanto antes España estaba mucho más activa ofensivamente y generando más peligro sobre la meta cobijada por Paco Sedano. Poco a poco España fue ganando campo y recuperando el dominio del esférico perdido en los primeros minutos de la segunda mitad.

Cuando el encuentro entró en sus 10 últimos aquellos que portan dos estrellas sobre su escudo fueron cada vez más conscientes de lo que estaba en juego, nada más y nada menos que el pase a toda una semifinal del Europeo, jugando con más cabeza y asegurando lo máximo posible.

Los ucranianos utilizaron el potero jugador para intentar empatar el partido en sus minutos finales. El resultado ya no se movió logrando España un triunfo que convierte a Kazajistán el último escollo para superar antes de la final. Españoles y Kazajos se verán las caras este jueves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here