Elegancia, poder sobre el escenario y un torrente de voz que cautivó a todo el patio de butacas de les Arts d’Estiu de Pineda de Mar. Así se presentó Pasión Vega en el concierto de presentación de su último disco ’40 quilates’. Este año, la cantante celebra sus 25 años de carrera con una gira mucho más personal, donde podremos ver la sensibilidad y el magnetismo que la caracterizan.

Su voz rompió en el escenario sentada en un taburete frente a un tocador en el que comenzó a cantar ’40 quilates’, así arrancó un concierto de más de dos horas en los que hubo emoción y aplausos.

Un tocador, sus vestidos de antaño perchados como joyas de colección, pura elegancia, sensualidad y picardía en sus gestos, movimientos y su voz. Todo ello recreaba una puesta en escena impecable. La elegancia y la pasión de una voz capaz de erizar la piel, hicieron de la noche un momento mágico

Pasión Vega, que se emocionó en varios momentos,  cerró el espectáculo con una canción que dedica a su hija Alma;  “La tarara”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here