Sevilla se preparaba para el Tour Míranos de Marta Soto. La artista venía a la capital hispalense para dejar el mejor de los recuerdos entre los asistentes. A las 21:30H, arrancaba el concierto, con el enorme tema "Nos hace falta valor".

Una Marta segura, entregada y sublime encima del escenario. Guitarra en mano, derrochando voz y alma. La noche prometía. Pudimos escuchar canciones como, "Entre otros cien", tema que actualmente tiene una versión con Julia Medina. También nos interpretó ya lo sabes, míranos, miénteme a la cara y un trozo de bis de ti, aclamado por el público.

Llegó el momento, de la intimidad, la melodía de piano y su voz. La Sala Custom, donde tuvo lugar el concierto, se encontraba completamente en silencio. La de Punta Umbría, comenzaba con los primeros acordes abriendo paso a "Cinco paredes". Vellos de punta y emociones a flor de piel. Fue un momento completamente mágico. Ella se levantó y con lágrimas en los ojos, se acercó al micrófono para decir que está canción siempre la hacía llorar.

Entre canción y canción, la onubense, no paró de interactuar con su público, de hablarle, bromearle, contestaba las veces que hiciera falta si alguien le hablaba desde abajo y siempre con la mayor de las sonrisas y con actitud muy sincera. Marta ha dejado claro que con Sevilla tiene una unión que nunca se va a separar y sí, esta noche todos los allí presentes, se han ganado un rinconcito en su corazón. Pero esas personas que compraban por primera vez una entrada para ir a ver a Marta Soto en directo, estoy segura que se han ido a casa enamorados y deseando que llegue el segundo encuentro.

Una vez que entras ya no quieres salir. Qué forma de interpretar, de cantar, de componer, de gritarle al mundo que al amor es libre, sano y que no hay que tenerle miedo a amar, que como ella dice... "Pero párate a pensar, piensa bien cuanto perdemos, cuanto podemos ganar si no nos ponemos frenos". Tocaba cantarle a nuestra tierra, a Sevilla, una historia que nació en esta Ciudad y que acabó convertida en canción... Tantos bailes. Otro momento mágico de la noche, "No sé si fue la realidad desde tu mano o Sevilla tan bonita, reflejada en ti". El concierto iba llegando a su fin y quiso poner el broche de oro con "Quiero verte", donde cantamos, bailamos y jugamos con nuestras voces, chicos por un lado, chicas por otro y todos juntos al unísono.

Marta Soto se despedía de su público hasta la próxima. A medida que todos iban saliendo, se iban poniendo a la cola. La artista salía a repartir besos, abrazos, a hacerse fotos y a compartir un ratito con todos y cada uno de los que allí se encontraban. Es algo que lleva haciendo desde sus inicios y que sigue a raja tabla, el momento de abrazar a aquellos que hacen que su música tenga sentido y que le brindan todo su apoyo y su cariño es sagrado y completamente recíproco.

Mi opinión personal sobre Marta en todos los sentidos, es de sobresaliente. Ha sido una noche espectacular, has regalado muchas cosas esta noche, te puedes volver con la conciencia tranquila de que aquí has vuelto a dejar huella. No hay nada como la música y disfrutar de ella en directo es alargar vida. Gracias por formar parte de esto. Sigue creciendo, sigue siendo tan transparente y como te he dicho hoy, no dejes de hacer lo que haces y de ser tan cercana como hasta ahora.

¡Sevilla quiere verte siempre!

El concierto en imágenes

Por Lorena Coronado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here