El artista vasco protagonizó un Escenario Dial Únicos el 25 de octubre en Barcelona.

Con motivo del 20 aniversario de su primer y más exitoso disco “¿Qué pides tú?”Alex Ubago protagonizó un encuentro exclusivo con Cadena Dial en la Sala Cotton Club del Casino de Barcelona, siendo el primero de los 4 artistas que forman parte del cartel Escenario Dial Únicos. Durante los próximos días podremos disfrutar del mismo formato con Pablo López (28 de octubre), Antonio Orozco (2 de noviembre) y Antonio José (4 de noviembre).

Fue el 25 de octubre cuando los locutores Cristina Dalmau y Vicente Pardo, que hacía más de un año que no subían juntos a un escenario, se encargaron de conducir un evento en el que Ubago por fin se reencontraba con sus seguidores de Barcelona de la forma más íntima y cercana posible. Un escenario pequeño y acogedor, un taburete, un piano, una guitarra y un público entregado que no dudó en participar y cantar en todo momento.  

Después de una cariñosa presentación, y con el anhelo de sonsacarle información exclusiva del esperado disco, los locutores de Dial dieron paso al artista, que abrió el encuentro con sus reconocidos temas Míranos y Aunque no te pueda ver.

20 años después de su primer paso en la música, Ubago vuelve para presentar un disco recopilatorio con sus 18 mayores éxitos, acompañado de amigos y compañeros de profesión de diferentes países. Eso sí, todavía tendremos que lidiar con el misterio de este proyecto unos cuantos meses: “el disco saldrá el año que viene. Hasta entonces, iré desvelando las sorpresas que incluye. Poco a poco lo iréis descubriendo”, afirmaba el artista con una sonrisa. 

Una de ellas, y sin duda la más especial del disco, es con su madre, la cual define como “una artista frustrada a la que de joven le contaron las alas”. Aunque no quiso desvelar qué canción interpretará con ella, asegura que la gente se emocionará cuando lo descubra.

Vicente Pardo había escondido debajo de las sillas de algunas fans 5 sobres cuyo contenido fueron desvelando entre canción y canción. El primero lo abrió Sandra, una chica embarazada que mostró precisamente una imagen de Alex soplando las velas con sus hijos. El artista no puedo evitar emocionarse al explicar que los dos son muy fans de su padre, aunque la pequeña empieza ahora a entender su profesión: “mi hija dice en el cole super chula que su papá es cantante, y cuando me piden una foto en la calle me abraza muy fuerte”, cuenta entre risas. Al mayor, explica, “no le gustan las baladas, pero dice que las mías sí”. Sin duda, lo más duro para él en esta profesión es irse de gira y pasar tanto tiempo alejado de ellos. 

En la segunda foto aparecía con la equipación de la Real Sociedad, su equipo de fútbol favorito. Aunque es futbolero, sus verdaderas pasiones son la música, el billar, disfrutar de su familia y sus amigos, la comida “como buen vasco”, viajar, y el vino y la cerveza. 
A continuación presentaba una canción que tiene casi tantos años como su carrera, No te rindas: “se la escribí a un amigo que pasaba por un momento duro, y ha vuelto a cobrar sentido por lo que ha supuesto esta pandemia”. Antes de empezar, se la dedicó con toda la sinceridad del mundo a todas aquellas personas que han perdido a un ser querido durante estos meses o que están pasando por un mal momento.

El artista agradecía también la oportunidad de poder realizar este tipo de eventos; pues, según dijo, le permiten mostrar sus canciones tal y como suenan cuando nacen y las escribe en la intimidad: “es la más pura esencia de lo que soy yo y de mi música”.

El siguiente tema en sonar fue ¿Qué pides tú?, canción que puso título al disco que celebramos y que le vimos interpretar en un vídeo de Instagram junto a Pablo López. ¿Será eso una pista?

Con una copita de vino en mano contaba cómo había sido el proceso de selección de las canciones y colaboraciones del disco: “todos los invitados son amigos, es como una fiesta de cumpleaños”. Su intención principal era hacer el remake de sus temas más exitosos contando con alguna colaboración, pero empezó a llamar a compañeros y, cuando se dio cuenta, tenía un disco de colaboraciones: “la respuesta de mis colegas fue tan bonita que me vine arriba”. Aseguraba que había contactado con todos personalmente, de la forma más natural posible y sin discográficas o managers de por medio.

Volvió a ser el turno del público, que sacó del tercer sobre una foto de Alex con Amaia Montero. “He hecho más de 30 colaboraciones a lo largo de mi carrera, pero esta es la más especial sin duda; se ha convertido en un dueto totalmente icónico”, comentaba de la que fue elegida como la mejor canción de amor de la música española.

El siguiente sobre contenía la foto de un fan en una firma de discos. El artista reconocía que ha echado mucho de menos a sus seguidores durante esos dos años, y recordaba con cariño lo bonitas que son las firmas y los meets and greets: “te dan la oportunidad de conocerlos de cerca y que te cuenten sus cosas”.

Llegó el turno de Sin Miedo A Nada, una canción que sin duda ha marcado la vida tanto de la gente como de la música nacional. Y sin dar tiempo a asumir lo que acabábamos de escuchar, cantó A Gritos De Esperanza, cuya nueva versión acaba de sacar como single de presentación del disco junto a Jesús de Reik. 

Los presentadores volvieron a salir al escenario para pedirle que cerrara los ojos y sorprenderle con un pastelito y unas velas de 20 años mientras el público coreaba el cumpleaños feliz. Alex, emocionado, pidió a sus fans que soplaran con él: ``esto es tan mío como vuestro”.

Momento de abrir el último sobre: una foto con su Premio Ondas. Aprovechó la ocasión para volver a alabar a sus seguidores: “Hago lo que hago por ellos. Cuando escribí mi primer disco, creía que no lo iba a escuchar nadie más allá de mi familia y amigos, y fíjate. Al final hago lo que hago porque siento la necesidad de expresarme con la música, y cuando hay un público que siente como sientes es un regalo. No hay mayor premio que ellos.”

Se despedía muy feliz asegurando su vuelta próximamente a la ciudad condal con la gira y su banda, y cantando una última canción a guitarra: Dame tu aire.

Felicidades y por muchos años más, Ubago.

El concierto en imágenes

Fotos: Belén Menjíbar