Jack Johnson enamoró al público asistente al Festival de la Porta Ferrada en Sant Feliu de Guíxols. Temas con corazón y alma mostraron el estilo tan personal del cantante hawaiano.

Cuando, con 17 años, el hawaiano Jack Johnson sufrió una lesión en la mano, el mundo del surf perdió a una estrella potencial, pero el de la música, ganó un cantante con unos poderes casi sobrenaturales para tocar la fibra.

Surfista, cantante y guitarrista, así también como poeta y cineasta, el polifacético artista hawaiano hace en Sant Feliu de Guíxols el único concierto de presentación en Catalunya de All the light above it too, un séptimo disco concebido con la misma consciencia medioambiental de siempre y con denuncias, esta vez contra las fake news de Trump.

Apadrinado por Ben Harper en su disco debut del año 2001 (Brushfire fairytales) y estrella planetaria, cuatro años después, con el histórico – y redondo- In between dreams, Jack Johnson continua poniendo la piel de gallina con sus canciones cercanas y artesanales al mismo tiempo que impulsa sin descanso todo tipo de proyectos relacionados con la educación y el medio ambiente. Johnson se enamorará seguro de las aguas de nuestras calas, y nosotros quedaremos rendidos a su talento y al del artista invitado de este concierto: el ganxó Xavier Calvet, músico de Bullitt que se estrena en solitario con el disco Firebird.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here