El malagueño Pablo López presentó su “Tour Santa Libertad” en el Palau Sant Jordi de Barcelona tras agotar todas las entradas para el concierto desde ya hacía varias semanas. El cantante ofreció un concierto de casi dos horas y media donde no faltaron las sorpresas, la música e incluso la poesía en sus canciones emocionando a todo el público presente del Palau Sant Jordi.

“El Camino” marcó el recorrido, seguido de “El Niño” y una de sus canciones más representativas, “Vi”, tres temas que bastaron para emocionar y hacer cantar a todo el teatro, prácticamente sin excepción.

El Patio” no se hizo esperar y Pablo López hizo vibrar a Barcelona con su golpe al piano característico en la segunda estrofa, creando un repertorio centrando en su último trabajo pero sin dejar atrás la esencia de sus canciones más antiguas. 

El malagueño no solo ha compartido música, sino también reflexiones vitales relacionadas con las letras de sus canciones. “Merece la pena vivir tu puñetero día como si fuera el último día”, ha expresado antes de cantar ‘Te espero aquí’, también coreada por el Palau.

Prácticamente en la mitad del concierto Pablo López caminaba por el escenario sin ver una parte que no tenía plataforma y cayó estrepitosamente. Por suerte el incidente no fue a más y el cantante malagueño pudo recomponerse y seguir con el concierto.

Y todavía alguna sorpresa más con la aparición de su querido amigo y compañero Antonio Orozco que le acompañó durante todo el concierto y que interpretaron juntos "Dévuelveme la vida".

Con las emociones a flor de piel, al fondo del escenario apareció un “Gracias por ser el mejor equipo del patio, porque cuando estáis nunca quiero que me cuenten el final”, leído por él mismo. Una manera de demostrar la importancia que le da a todos aquellos que le han apoyado a lo largo de su carrera y que han vivido con él cada una de sus composiciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here