Por Miriam Mora

Empate a dos en el Pizjuán. El duelo queda en tablas en un partido muy disputado desde el primer segundo. Se preveía que iba a ser un encuentro intenso, de emociones fuertes, y no apto para cardíacos. La victoria para ambos equipos suponía una inyección tanto para la plantilla, como para la afición, y en el caso del Sevilla, también para el entrenador. Lopetegui parecía que se jugaba la confianza de los sevillistas.

Pero, el Espanyol, previsiblemente, partía con una cierta desventaja por la baja de tres de sus pilares y en las diferentes líneas, Dídac Vilà, David López y Raul de Tomás. La última sorprendía especialmente a los aficionados pericos cuando Abelardo presentó la lista de convocados, y el jugador estrella de esta segunda vuelta para el Espanyol quedaba fuera por leves molestias en el último entrenamiento que no pudo finalizar. Nada grave, pero que mosqueó a la grada perica, ya que el técnico del Espanyol no mencionó nada al respecto en la rueda de prensa previa a la lista de convocados. Abelardo debía suplir esta importante baja, y aseguraba en la rueda de prensa del sábado, que el Espanyol no podía solo depender de RDT.  

En los primeros minutos del partido, se ha visto a un Sevilla muy enchufado, aunque el Espanyol no se ha dejado amedrentar por el conjunto andaluz. Ocampos, situado en la banda derecha era un peligro inminente para Javi López que desbordaba al lateral derecho del Espanyol Javi López, y Wu Lei no era suficiente ayuda defensiva para impedir la sensación de peligro cada vez que el delantero sevillista se acercaba al área pequeña. Y así ha sucedido. En el minuto 14 de juego, Ocampos encaja el primer gol en el Pizjuán de cabeza, gracias a un espectacular centro de Suso, y como no, a espaldas de Javi López. El de Osuna ignora la presencia de Ocampos y Wu Lei también.

El primer gol del Espanyol se convierte en la jugada clave del partido llega, gracias a la actuación VAR y del árbitro Cordero Vega (una vez más) y el VAR queda en evidencia (sí, una vez más). En el minuto 30 del primer tiempo Calleri se plantaba solo ante el portero del Sevilla, Vaclik y es derribado por Sergi Gómez. Sorprendentemente, Cordero Vega, ignora esta jugada. González González, en la sala del VAR revisa esta jugada y avisa al colegiado. Tras visualizar él mismo de nuevo la jugada, crea la polémica de la jornada. Finalmente, señala falta de Sergi Gómez sobre Calleri, y penaliza al del Sevilla con una tarjeta amarilla, y adapta el protocolo del VAR a su manera. Tras la revisión de la jugada, las tres posibles situaciones que se deberían haber dado son: pitar penalti, expulsar a Sergi Gómez y pitar falta o, simplemente, no señalar nada. Por eso, si el jugador del Espanyol se quedaba solo ante el portero, aunque la entrada se haya producido fuera del área, Sergi Gómez debería haber visto la cartulina roja. El VAR no revisa faltas, algo que Cordero Vega, no parece haber entendido. Embarba es el encargado de lanzar la falta y anota su primer gol con la camiseta blanquiazul tras 5 minutos de discusión entre Cordero Vega y González González. Con este tanto, el Espanyol se posiciona como el segundo equipo de la Liga que marca más goles a balón parado.  La trifulca se sella con una amarilla a Lopetegui, y todos los jugadores del Sevilla reclaman al árbitro la anulación de la jugada, mientras los blanquiazules celebran el gol de Adrián Embarba.

Desde ese momento, el partido toma un ritmo acelerado en el que Sevilla y Espanyol intentan hacerse con el dominio del balón, y tras los 4 minutos de añadido por la demora de tiempo en la famosa jugada del VAR, los equipos se van a los vestuarios 1 a 1. Cordero Vega, abandona el terreno de juego abucheado por ambas aficiones por el bochorno causado gracias al VAR.

Llega la segunda parte, misma intensidad que al principio, menos tiempo por delante pero la misma necesidad por parte de los equipos para conseguir los 3 puntos. Los equipos deben saber gestionar las emociones y sensaciones para conseguir calmar la intensidad y el ritmo del partido. Y así lo hace el Espanyol, que en el minuto 49 anota el segundo gol del partido y se pone por delante. Magistral control de Wu Lei que marca su tercer gol en liga. Calleri peina el balón después de un balón largo de Diego Lopez, y el chino manda la pelota al fondo de la red. La afición del Espanyol piensa “sí se puede” y sueña con salir de las posiciones de descenso y acercarse más al objetivo.

El Sevilla no piensa ponérselo fácil a los periquitos en los minutos que quedan de encuentro, y Lopetegui anima a los suyos pidiéndoles un punto más de intensidad. Y finalmente, esa intensidad, acaba dejando al Espanyol sin Victor Sánchez. El jugador catalán es expulsado tras una entrada al delantero En-Nesyri que se quedaba solo ante Diego López en el 68. Abelardo tiene que mover el banquillo si quiere retener los 3 puntos, por lo que decide que Wu Lei, el autor del segundo gol sea substituido por Víctor Gómez para reforzar la banda derecha que tanto sufre con Javi López. El Sevilla con Suso, En-Nesyri y Ocampos, y la entrada de De Jong busca el gol, mientras el equipo de Barcelona hace un nuevo cambio defensivo en el 73. Se retira Embarba y entra Calero. Delantero por defensa, y Abelardo planta una línea de 6 atrás con Pedrosa, Cabrera, Calero, Bernardo, Victor Gómez y Javi López, que no impide el gol de Suso en el 80, tras un error del joven canterano Víctor Gómez.

A la desesperada, y con más corazón que cabeza, el Sevilla buscaba el 3-2 y el Espanyol ha sabido mantener ese punto de épica y de esperanza, durante los 10 minutos restantes, y los más de 5 que ha añadido Cordero Vega. Al finalizar el encuentro, algunos jugadores del Espanyol, como Pedrosa, se han acercado a la grada visitante donde se encontraban los aficionados periquitos y han entregado sus camisetas

El Espanyol ha disputado un excelente partido con tres ausencias clave, en el que Calleri ha demostrado su importancia en el equipo, con la asistencia a Wu Lei, y se ha convertido en una verdadera pesadilla para la defensa sevillista. También ha manifestado que existe vida (y gol) más allá de RDT, y que, si hubiesen jugado con la misma intensidad el resto de los partidos, seguramente, no serían colistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here