El Espanyol propuso sacar la pelota desde atrás e ir avanzando sus peones en ataque. En muchos instantes se enredó en medio de la telaraña defensiva local, pero, cuando encontró el hueco, puso en apuros al meta local.

Mario Hermoso probó a Legzdins con un remate de cabeza que el portero sacó de la escuadra. Poco después se empleó a fondo con un chut de Javi López desde la frontal con una excelente parada.El Espanyol seguía insistiendo y Hernán también se encontró con el cuerpo del meta en un mano a mano dentro del área y Borja Iglesias, poco después, elevó demasiado la pelota sobre la salida del portero. Mientras tanto, Roberto se convirtió en un espectador que sólo intervenía después de cada corner en contra.

La segunda mitad comenzó con los mismos síntomas, pero, al poco, un balón en profundidad para Borja Iglesias, que no pudo acabar de controlar, lo acabó aprovechando Dídac para fusilar desde cerca de Legzdins. El Espanyol se ponía por delante, era el 0-1 que premiaba la mayor presencia en ataque de los blanquiazules. Hernán tuvo poco después otra oportunidad muy clara que le fabricó Borja Iglesias, pero su chut salió ajustado al poste, para desespero del paraguayo. Borja siguió fabricando ‘dejadas’ para sus compañeros y Sergio García, desde la frontal del área, envió justo por encima del larguero. El Burnley superó esos minutos de desconcierto y McNeill puso a prueba a Roberto, que despejó espectacularmente. Fue su única acción interesante durante minutos y minutos y minutos.

Entre tanto, con el carrusel de cambios, el partido entró en una fase de incertidumbre. Javi López robó una pelota cerca del área rival y asistió a Piatti, pero su remate salió rozando el poste izquierdo de la meta local. Puado tuvo otra similar poco después y se repitió el mismo final. Pero llegó Darder y desatascó el tema. A tres minutos para el final, zapatazo raso desde fuera del área, ajustado al poste derecho, y pelota al fondo de la red.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here