El Espanyol de Rubi se estrena con un empate en Balaídos en un partido con alternativas en las dos áreas. El conjunto blanquiazul se sobrepuso al arreón inicial del Celta encontrándose con la posesión y con el gol de Mario Hermoso al filo del descanso. Cuando más crecido estaba el equipo catalán, llegó el tanto local que igualaba el encuentro.

El Celta, pese al cambio de entrenador y las novedades que ha ido introduciendo en su plantilla (ha vendido por treinta y muchos y ha comprado por casi treinta), mantuvo las señas de identidad de los últimos años, apoyado por la velocidad de Sisto, el talento de Aspas y el incordio de Maxi Gómez. Ese Celta, que no conocía la victoria en la pretemporada, salió más motivado que nunca. Sabía que no podía conceder ni un metro al Espanyol si quería dominar el juego. Precisamente el nuevo Espanyol tiene como virtud el juego de posesión y cada vez que tuvo ocasión mostró esa opción. Lo cierto es que, una vez superados los arranques del Celta, el Espanyol fue encontrando su sitio y el último tercio de la primera mitad, se fue acercando a la meta de Sergio con continuidad y peligro. Brais tuvo la única ocasión local con un remate desviado, pero Diego López no se vio incomodado en ningún momento durante losprimeros 45 minutos.

Una caída de Piatti dentro del área fue reclamada por los blanquiazules, pero el colegiado demoró su decisión y pareció que, segundos después, atendía los comentarios que le hacían a través del auricular. "Sigan, sigan", indicó para que se reanudara el juego.

Las dos mejores oportunidades del Espanyol llegaron en los dos últimos minutos de la primera mitad. Sergio tuvo que salir a la desesperada a los pies de Borja y evitó, con el cuerpo, su remate casi dentro del área pequeña. Segundos después, el cuarto córner visitante sirvió para que Mario Hermoso recogiera un rechace dentro del área y rematara a placer para conseguir el primer gol del partido.

La segunda mitad comenzó con el Espanyol mandando, pero Iago Aspas persiguió una pelota que se acababa de estrellar en la base del poste para conseguir el empate. El 1-1 dio alas al Celta y aletargó un tanto a los blanquiazules que no acababan de darle continuidad a su juego. En medio, sin embargo, un pase de Piatti para Borja fue rematado por éste rozando el poste. El partido siguió teniendo ritmo pese al intensísimo calor. Los dos conjuntos comenzaron con los cambios para oxigenar al equipo.

Las fuerzas se igualaron en el juego y en el marcador. Emre Mor asustó a la portería de Diego López. Sergio García y Dídac, en una última contra, tuvieron la oportunidad de desnivelar el tanteador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here