El Barcelona gana por tres goles a cero en un partido donde han convencido al público en horario familiar.

Los culés han firmado un partido made in La Masia que les permite tomar aire en el momento adecuado de la temporada. Un Levante que quiso salir con energía, esta se vio frustrada rápidamente con un conjunto más sólido de lo imaginado.

Desde el primer momento se notaba un Barça más metido que en encuentros anteriores, cosa que hacía que el partido no tuviera otro color que el local. Ya en los primeros cinco minutos Memphis conseguía provocar un penalti en una acción típica suya, caer a banda y entrar al área encarando. Está claro que si le dejas el espacio para hacer ese tipo de movimientos, un jugador de su calibre siempre crea algo. Ponía el balón dentro de la malla como era de esperar y el conjunto culé se adelantaba muy temprano.

Dest volvía al once y también en una jugada dentro de los primeros quince minutos, aprovechaba la profundidad que da en el lateral para llevar el balón hasta tres cuartos, poner una asistencia para que Luuk De Jong se estrenase en Can Barça.

El 2-0 servía para darle un mejor contexto a los jóvenes, para jugar sin presión y al fútbol que saben hacer y así lo demostraron Gavi y Nico. Un juego excelente, de madurez y con los toques de calidad que venían demostrando en categorías inferiores y en los minutos con el primer equipo.

El segundo tiempo lo salvó en gran parte Aitor, parando las ocasiones de Memphis. En los cambios también aparecía Riqui Puig, por fin con minutos consistentes y demostrando por qué lleva el número 6.

Con todo esto, lo más importante llegaba en el minuto 80. El nuevo 10 hacía presencia en el Camp Nou, Ansu Fati volvía a jugar. Y de qué manera. Veíamos como encaraba y no perdía esa chispa y ese uno contra uno poderoso. En diez minutos fue capaz de meter un gol precioso -celebrado como tal- que pone el broche final a un periplo demasiado largo para un jugador tan joven.

Este Barcelona convence. En el momento oportuno para no ir en mala racha a Champions, donde espera el Benfica.