Un Barcelona tácticamente muy pobre pierde ante un plan sin fisuras aplicado por el Benfica.

El Fútbol Club Barcelona visitaba a los del Estadio Da Luz con tres centrales con tal de suplir la carencia de no tener un lateral izquierdo natural, así que alineaba a Sergi Roberto en la derecha, Araujo, Éric y Piqué en la defensa y Dest a pierna cambiada. Parecía que el plan pasaba por ahí y por darle la titularidad a Pedri de nuevo, pero al minuto dos, en una jugada individual de Darwin Núñez conseguía poner el 1-0 dónde Ter Stegen y la defensa pudieron hacer más.

Minutos más tarde ya el Benfica mostraba su plan de partido, creando peligro con los espacios que concedía la defensa del Barcelona. Todo y esto, parecía que reaccionaba el Barça con un pase de Pedri para De Jong, este último dejándole el balón a Luuk con un uno contra uno imperdonable. Luuk la ponía en el lado que estaba el defensa del Benfica y no al palo largo, totalmente al descubierto.

Pese al gol y el fallo, De Jong y Pedri se mostraban activos en el centro del campo, encontrando a Memphis en muchas ocasiones pero sin mucho peligro. Viendo esto último, Koeman hacía un cambio temprano en el minuto 30, sacando a Piqué y dejando paso a Gavi, para acumular un jugador más en el centro del campo. Atrasando a Frenkie De Jong, matando así el juego con el que comandando el holandés en el centro del campo.

Miguel Ruiz- FC Barcelona

Con la segunda parte ya rodando, el Benfica se mostraba con confianza de subir la presión y dificultar la circulación de balón del Barça. Y con todo esto, en cada ataque del Barcelona, se veía como estaba desprotegido, tanto es así que en una jugada en el minuto 52 el Benfica cogía adelantado a Ter Stegen y por poco Darwin no marcaba gol, estrellando el balón desde 40 metros al palo.

Manteniendo la victoria el conjunto lusitano, Koeman veía como se escapaba y hacía un triple cambio: Coutinho, Ansu Fati y Nico entraban por Pedri, Busquets y Luuk. No servían para nada, puesto que al minuto, el Barcelona encajaba el segundo gol, mostrando otra vez más una de sus flaquezas, los segundos balones.

Dentro de crear algo de peligro Ansu, se encontraba un Barcelona que no ponía en peligro al Benfica. En un intento de despeje en el minuto 78, Dest dejaba la mano y cuando el árbitro miraba el VAR, estaba clarísimo. Penalti convertido por Darwin Núñez. 3-0.

Tácticamente Koeman no ha sabido dar con la tecla del partido en ningún momento. El cambio al minuto 30 para atrasar a De Jong y solo dignarse a hacer cambios jugador por jugador no era ni mucho menos suficiente para darle la vuelta al encuentro. No se ha visto ningún plan mientras que Jorge Jesus le ha vencido en todo momento, al igual que Rafa y Darwin han sido imparables.

El Fútbol Club Barcelona se sitúa último de grupo y está obligado a ganar por lo menos tres de los cuatro partidos que les quedan en la fase de grupos. La clasificación a la ronda de eliminatorias tiembla lo mismo que el puesto de Ronald Koeman, que sigue echando la culpa en rueda de prensa a la falta de tener plantilla.