El Barça pierde el clásico contra el Real Madrid por 1-2 en el Camp Nou. 

Koeman salía con el esquema que se podía prever, con Dest-Ansu-Memphis de tridente, Gavi, Busquets, De Jong y defensa de 4 con Mingueza, Eric, Piqué y Jordi Alba. 

Carlo tampoco sorprendía. Courtois, Mendy, Alaba, Militao, Lucas, Kroos, Casemiro, Modric y arriba Vinicius, Karim Benzema y Rodrygo. 

Con estas alineaciones encaraban una primera parte donde el Barça se encontraba cómodo en la presión y en el juego sin balón. De hecho, ambos equipos mostraban su mejor faceta sin el esférico. 

El Barcelona mostraba una carencia que el Real Madrid leía y explotaba perfectamente, la banda izquierda de Vinicius Jr parecía una autopista. Le costaba mucho a la defensa culé replegar y así lo demostraba en el minuto 33 Alaba. Una jugada vertical con ayuda de Vinicius, Alaba abandonaba su posición para meter un golazo. 

Todo e ir perdiendo, el Barça no desfallecía y mostraba un juego muy bueno pese a no encontrar circulación de balón por los interiores. Para arreglar eso, Koeman leía bien la situación de partido y cambiaba a Mingueza por Coutinho de cara a la segunda parte. 

Coutinho mostrando los minutos más sólidos y de calidad desde que está en el Barcelona, conseguía esos pases que faltaban en la primera parte, en la posición de 10 móvil. No se encontraba el conjunto culé acertado de cara a portería. Otro cambio para ese problema: entraba el Kun Agüero en su primer clásico. 

El plan volvía a cambiar a partir del minuto 70, buscando de nuevo los centros al área. Sin éxito aún entrando Luuk De Jong, que firma de nuevo una actuación pésima. 

En el 93 y en una jugada, de nuevo, de costar replegar y no acabarla antes de que pasase, una contra cogía al Barça desprevenido y comandada por Marco Asensio y Lucas Vázquez, convertían el 0-2 sentenciando el partido.

Aún habría tiempo para el estreno goleador de Sergio Agüero, en el 97. Gol que valía para maquillar el resultado.

Un Barcelona que ha dado la cara pese a la desaparición hoy de Frenkie De Jong y Gavi en el centro del campo. Se ha mostrado otro equipo totalmente diferente que el de la anterior jornada en Champions.