Los dos equipos empezaron con los onces más competitivos posibles, alguna sorpresa entre Braithwaite y sobre todo la Real Sociedad, que alineaba a los tres jugadores que viajaron a los Juegos Olímpicos. 

En la primera parte el Fútbol Club Barcelona se ponía por delante gracias al héroe de la afición Gerard Piqué, que le permitía celebrar haber hecho el esfuerzo salarial para inscribir a Memphis, Eric y Manaj. Se implementaba el juego rutinario del conjunto culé pese a la ausencia del astro argentino, la cual no se dejaba notar en los primeros 45 minutos.

Imanol Algualcil empezaba la segunda parte cambiando a Januzaj y a Silva por Barrenetxea y Bautista, poniendo piernas con energía para intentar cambiar el devenir del encuentro. Los cambios funcionaban hasta el minuto 10, hasta que Martin Braithwaite conseguía poner el 3-0 gracias a una jugada donde dejaban plasmada su calidad Jordi Alba y Memphis.

Neto se mostraba con el conjunto de San Sebastián, que parecían que llegaban sin peligro hasta el minuto 80. Los últimos diez minutos el conjunto blaugrana empezaba a sufrir, primeramente con el gol de Lobete y después, con un gol de absoluta estrella que firmaba Oyarzabal de falta.

En el descuento y con las esperanzas por lo alto de la afición y la plantilla de la Real Sociedad, Sergi Roberto ponía el 4-2 con el pase de la muerte de Martin.

El Fútbol Club Barcelona empieza con una victoria ante un encuentro complicado y permite olvidar a la afición toda la polémica alrededor del club.